Gallifa, Els Putos Amos

Os ponemos en situación: Gallifa, en Catalunya, concretamente en su Casa de la Vila, dónde anteriormente ondeaban tres banderas en sendos mástiles; la estelada, la senyera, y la bandera del municipio. Ni rastro de la bandera española, como debiera ser. Total, que el 14 de Septiembre, Jordi Fornás, alcalde de Gallifa por Solidaritat pér la Independencia y miembro de Catalunya Acció, recibió el 14 de septiembre la visita del Subdelegat del Govern a Catalunya para pedir un informe que acreditara el restablecimiento de la bandera española en el consistorio, como pide la Ley 31/1981, de 28 de octubre, de banderas. Jordi (le tuteamos porque es que es un tío que bien valdría tomarse unas cañas con él) pasó completamente del Subdelegat y ni siquiera le contestó, en una actitud que honra a un político institucional de este, nuestro estado español. Así que el Subdelegat se chivoteó a su jefa, la Delegada del Gobierno a Catalunya, María de los Llanos de Luna, quien a su vez envió una carta a nuestro admirado Jordi, avisando de que en un plazo de diez días debía certificar, documental y gráficamente, que volvía a ondear la bandera española, ya que, según De Luna, supone un “incumplimiento reiterado y constante de una obligación legal”.

Total, que Jordi se junta con los suyos, y escudriñan esa ley represora españolista que dictamina todo el tema de las banderitas. Se dieron cuenta de que la ley no dicta qué tamaño ha de tener la bandera, sino que simplemente dice que no ha de haber ninguna bandera de mayor tamaño que la española en la fachada, así como que debe ocupar un puesto de honor y preferente en el edificio. Así que, con estas premisas en mente, se dirigieron Jordi y sus secuaces a un kiosko de la Rambla de Barcelona y compraron por el módico precio de 2 euros una bandera española de estas que se dicen de sobremesa. Se retiraron los tres mástiles anteriores de la fachada, colocando en su lugar la bandera de sobremesa española, ocupando así un puesto preferente y de honor en la fachada del edificio. Por eso, la fachada de la Casa de la Vila tiene el siguiente aspecto:

1

Asimismo, las tres banderas originales, para cederle el lugar “de honor y preferente” en la fachada del edificio a la española, cambiaron su lugar de residencia, no así su tamaño. Tienen ahora, como merecen frente a la española, un lugar de honor y preferente, eso sí, fuera de la fachada del edificio:

1

Pero este no es el primer pulso institucional que le echa Gallifa a España. Fue el primer municipio catalán que se negó a pagar a España, ya que, tras declararse territorio catalán libre y soberano, el pasado 16 de octubre, el Ayuntamiento se declaró “insumiso fiscal” con el Estado Español. De este modo dejó de pagar el último trimestre del Impuesto de la Renta (IRPF) de sus trabajadores a la Agencia Tributaria Española (un total de 1.662 euros) para hacerlo únicamente a la hacienda catalana, en lo que el alcalde considera un “acto de soberanía”.

Noticias como esta son las que hacen que a la gente de bien le salgan sarpullidos y les sangren los ojos, mientras que a nosotros nos colman de alegría, orgullo y satisfacción, parafraseando a aquel gran cazador y putero John Charles. Algo simpático con lo que alegrarnos el día, querida masa de lectores.

GALLIFA IS NOT SPAIN!!!

GALLIFA FET A CATALUNYA!!!

PUTA ESPANYA!!!

Advertisements

3 thoughts on “Gallifa, Els Putos Amos

  1. Una pregunta, soys M-L y le dais bola a una cosa que ha echo alguien de SI?
    Dudo mucho que esta gente tenga la misma concepción de Estado Español que vosotros.
    Salud.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s