C.O.P.E.L. y A.P.R.E.

1C.O.P.E.L. y A.P.R.E, siglas, nombres, signos que marcan acontecimientos importantes de la historia de las luchas contra las cárceles del Estado español. Y también símbolos, ejemplos de cómo aquellos que cumplen en el sistema social la función de chivos expiatorios, representando el mal, el fracaso, la estupidez, pueden demostrar por el contrario un máximo de dignidad, de coraje y de lúcida inteligencia, organizándose de las formas más libertarias, basadas en el diálogo, el respeto mútuo, la lealtad y la solidaridad, contra una situación que pretende negar su libertad en un grado casi absoluto.

Las primeras, que significan Coordinadora de Presos En Lucha, sirvieron de firma a una propuesta que incluía un análisis lúcido y exhaustivo del sistema penal contra el que iba dirigida, unos objetivos concretados en unas reivindicaciones y unas tácticas para plantearlas. Esa propuesta fue recogida por miles de presos en todas las cárceles, del Estado, los cuales, del 76 al 79, se subieron a los tejados de las cárceles, hicieron arder o destrozaron muchas de ellas, rompieron juicios, se autolesionaron, se pusieron en huelga de hambre, intentaron la fuga de mil maneras lográndola muchas veces… su lucha era por la libertad, alcanzada directamente o a través de una amnistía arrancada al Estado. Sólo los que se fugaron la consiguieron, pero su acción condicionó toda la política criminal del Estado y la actual estructura del sistema penitenciario, con la LOGP, principal arma jurídica gubernamental en esa lucha, así como su artículo 10, todavía en vigor.
Las segundas, que significan Asociación de Presos en Régimen Especial, sirvieron de expresión, ya en los años 89-91, a las luchas de los presos más rebeldes, iniciadas desde los primeros 80, a pesar de que, gracias a la estrategia estatal de bifurcación adoptada en la citada ley (los sumisos atrapados por los grados, los permisos y la quimera de la reinserción, los rebeldes en régimen de máxima crueldad), se encontraban reducidos a una cárcel dentro de la cárcel, en los talegos de alta seguridad construidos especialmente para ellos. Pero aún se atrevían a intentar la fuga apoderándose por las bravas de las cárceles y de los boqueras para usarlos como rehenes. Si no la lograban, aprovechaban la situación creada para denunciar su inhumana situación y plantear sus reivindicaciones
COPEL y APRE. Documentos de la lucha contra la cárcel [folleto]

http://boletintokata.files.wordpress.com/2012/02/copel-apre_maquetacic3b3n-31.pdf

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s